Noticias

¿ Cómo reducir las emisiones de amoníaco y los olores de los cerdos de engorde ?

La adición de una capa fina de agua en el fondo de la fosa antes de la entrada de los lechones para el engorde y de otra capa de la misma cantidad de agua, después del cambio de alimentación en los 65 kg de peso vivo, ayuda a reducir las emisiones de amoníaco y el olor de los cerdos de engorde sin que suponga ningún efecto negativo sobre el crecimiento de estos animales.

Es cierto que esta técnica aumenta el volumen de efluente producido por cerdo pero se puede implementar sin cambios estructurales en la explotaciones.

El estudio se llevó a cabo en dos corrales con 60 cerdos cada uno. Uno de los corrales fue corral de control. El ensayo se realizó a lo largo de dos cebos, en situaciones climatológicas contrastadas.

La capa de agua que se aplicó fue de 40 litros/cerdo, tanto antes de la entrada del lechón como después del cambio de alimentación. El agua evita la sedimentación de la fracción sólida en la parte inferior de las fosas y facilita la evacuación de los efluentes durante el vaciado, favoreciendo la solubilidad del amoníaco de la orina y de las heces.

Las emisiones de amoníaco se redujeron en un 21 y 24%, en cada cebo. La reducción de los olores fue de un 25%.

Fuente: Instituto francés de investigación porcina.

Buscador de noticias

Canal Agrovet Market