Noticias

Siete mitos en el uso de antibióticos en la ciencia veterinaria

HealthforAnimals, asociación mundial de medicamentos veterinarios, ha decidido tocar ciertos puntos que han surgido a causa de la desinformación y confusión de los consumidores, con lo cual busca disipar los mitos que han nacido acerca de los antibióticos.

A continuación una breve explicación de cada punto tocado por HeatlhforAnimals en su publicación titulada “Antibiotics and antibiotic resistance in veterinary science”:


1. Los antibióticos sólo se dan para impulsar el crecimiento

Los antibióticos se utilizan en animales de granja por las mismas razones que se utilizan en los seres humanos ya que sirven para prevenir y tratar enfermedades. Todos los productos llamados antibióticos promotores del crecimiento fueron prohibidos en toda Europa en 2006, y los usos de los antibióticos de importancia médica para mejorar la ganancia de peso y la eficiencia alimenticia se retirarán en los EE.UU. y Canadá en los próximos dos años.

 
2. Los antibióticos son usados para ocultar deficiencias en la crianza

Muchos consumidores expresan la preocupación de que en las unidades agrícolas modernas, cerdos y aves se mantienen en el interior en densidades más altas que en los sistemas tradicionales. La inferencia es que los animales estrechamente empaquetados y estresados sucumbirán a más enfermedades y necesitan más antibióticos. Sin embargo las unidades agrícolas modernas prosperan porque los animales son productivos. Sólo son productivos si están sanos y no estresados.

El uso responsable de los antibióticos ayuda a controlar cualquier enfermedad bacteriana que no aparece, y puede ser particularmente valiosa en la protección de los animales sanos durante el destete o el transporte.

 
3. Los animales de granja son una fuente importante de infecciones humanas resistentes

Si bien existe un riesgo cierto de que las granjas podrían contribuir a la infección humana, está claro que no son un factor importante en el desarrollo de infecciones bacterianas resistentes a múltiples fármacos en las personas.

La evidencia científica demuestra que muchos pacientes hospitalizados con infecciones causadas por la resistencia a antibióticos contrajeron la enfermedad a partir de otras personas o de superficies contaminadas en el entorno hospitalario.

 
4. La resistencia se transmite fácilmente de los animales a los humanos

Estudios europeos recientes sugirieron que los genes que causan la resistencia en las diferentes especies son muy diferentes, es decir, las cepas resistentes deben haber surgido de forma independiente. Es poco probable que sobreviva en los seres humanos una cepa de bacterias que se encuentran en el ganado vacuno u ovino.

 
5. Antibióticos críticamente importantes se utilizan habitualmente en el ganado

Una clase importante de antibióticos veterinarios es el grupo de las tetraciclinas, que constituye el 40 % del mercado total. Estos fueron uno de los primeros antibióticos para ser desarrollados y en muchos países han sido usados únicamente en pacientes humanos limitados. Pero a pesar de su uso en animales, los veterinarios han encontrado poca evidencia de cepas resistentes que causan duras infecciones en los animales.

Existe un solapamiento en el uso de grupos de antibióticos médicamente valiosos tales como macrólidos, fluoroquinolonas y cefalosporinas; este último sólo se utiliza para el tratamiento individual de un animal.

 
6. Los residuos de antibióticos a menudo se encuentran en los alimentos

Para disipar este mito HealthforAnimals señaló resultados de la encuesta nacional de residuos en los EE.UU. y Europa.  Las pruebas se llevaron a cabo en muestras de rutina en busca de residuos de varios tipos de antibióticos, así como otros contaminantes potenciales, como los pesticidas o metales pesados tóxicos.

Los resultados arrojaron que se encontró una tasa de muestras positivas en todas estas pruebas inferior al 1%.


7. Los productores orgánicos no utilizan antibióticos

Mientras que el uso de antibióticos en general es menor en las unidades orgánicas o de corral, en algunos países se utilizan antibióticos para tratar las infecciones bacterianas en los sistemas de agricultura orgánica y convencional.

Bajo ciertas regulaciones nacionales de comercialización, los productos alimenticios a partir de un animal que han recibido medicamentos veterinarios “ya no pueden ser etiquetados como orgánicos y entrarían en la misma red de distribución como productos de los métodos de producción ganadera convencionales”.

 

Fuente: Guía “ANTIBIOTICS AND ANTIBIOTIC RESISTANCE IN VETERINARY SCIENCE /HealthforAnimals

Puedes visualizar la guía completa aquí: GUÍA COMPLETA

Buscador de noticias

Canal Agrovet Market